OPCIONES PARA ENDULZAR

CARDENES POST 20 VERANO-01

Las opciones más saludables para endulzar nuestra bebida
Lo más adecuado: tomarla solo, sin endulzar

Es algo que ya te comentábamos en una ocasión anterior, concretamente en nuestro artículo sobre los beneficios del café solo: no hay nada mejor que disfrutar de nuestra bebida favorita sin añadir azúcar. Es la opción más saludable, y evidentemente, la más aconsejable.

Fundamentalmente porque de esta manera no aportamos calorías vacías a nuestro organismo, que forman parte de aquellos alimentos que no nos aportan ningún tipo de nutriente, y solo contienen calorías. Además, en la mayoría de las ocasiones esas calorías suelen ser muy elevadas.

Es más, ¿sabías que el consumo de azúcar en exceso, incluso en cantidades que aparentemente podríamos considerar como pequeñas, se aumenta de manera peligrosa el riesgo de sufrir diabetes tipo 2, así como otras enfermedades relacionadas?. Esto ocurre especialmente con los conocidos como azúcares libres añadidos a los alimentos o bebidas, entre los que precisamente se encuentra el azúcar de mesa (o la sacarosa).

Los peores: el azúcar blanco y los edulcorantes químicos

Si a pesar de lo indicado queremos seguir endulzando nuestra bebida, especialmente si el sabor del té o del café nos resulta algo fuerte, lo más adecuado es evitar siempre el azúcar blanco, un tipo de endulzante refinado muy común en la mayoría de casas de medio mundo, y que al ser un producto tan calórico -que solo aporta calorías vacías- puede producir sobrepeso y obesidad, sobre todo cuando su consumo es regular y/o excesivo.

Además, tiende a provocar una deficiencia de nutrientes, ya que además de estar completamente vacío (es decir, no nos aporta nada de nutrientes), ocasiona deficiencia de calcio y de vitamina B1.

Azucar blanco y cafe
Lo mismo ocurre con los edulcorantes químicos; esto es, la sacarina o el aspartamo, habitualmente utilizados por diabéticos y también por parte de la industria alimentaria. Aunque es cierto que son endulzantes con un contenido calórico nulo y un índice glucémico de 0, un estudio científico publicado en la revista especializada ‘Nature‘ hace algunos años asoció su consumo a alteraciones metabólicas.

Según este estudio, tanto la sacarina como otros edulcorantes artificiales son capaces de modificar la flora intestinal y facilitar el aumento de peso, lo que se traduce a su vez en que dificulta el control de los niveles de azúcar en la sangre por parte de nuestro organismo, aumentando el riesgo de diabetes tipo 2.

Written By
More from fcardenes-user Leer más...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *